Crónicas de un policía local

Dibujo policia

Aquí compartimos con vosotros en nuestro blog de cuentos infantiles, el cuento de crónicas de un policía nacional de Teresa Briz Amate y Francisco Briz Amate.

Braulio, el policía autonómico más viejo de Ceuta, escuchó el pasado siete de marzo un extraño diálogo entre un coche que estaba mal aparcado y una de las grúas del ayuntamiento:
– ¡Buenos días, coche rojo! estás mal aparcado.
– Sí, es verdad, lo siento mucho, pero yo no tengo la culpa, mi dueño humano me ha dejado aquí porque se me ha acabado la gasolina sin plomo.
– Lo comprendo, pero las ordenanzas municipales dicen que tengo que llevarte al depósito de coches del ayuntamiento.
– No seas mala, grúa guapa, mi dueño está a punto de regresar con un bidón de gasolina, además tengo el motor un poco cansado, creo que estoy averiado.
– Pero aquí no puedes quedarte, ¡está prohibido aparcar!

– ¡Mira grúa!, por allí llega mi dueño con vitaminas para mi motor.
– ¡Está bien! puedes marcharte, pero otro día procura no aparcar en un sitio prohibido.
– ¡Muchas gracias, grúa guapa!
– ¡Hasta la vista, coche rojo!

A continuacuón os vamos a hacer unas preguntas sobre el cuento para ver si lo habéis entendido:

  1. ¿Cómo se llamaba el policía?
  2. ¿En qué ciudad se desarrolla el cuento?
  3. ¿Quiénes hablaban?
  4. ¿Quién es el dueño de la grúa?
  5. ¿De qué color era el coche?
  6. ¿Estaba el coche bien aparcado?
  7. ¿Qué se le había terminado al coche?
  8. ¿Qué tenía que hacer la grúa con el coche?
  9. ¿Dónde estaba el dueño del coche?
  10. ¿Qué hizo la grúa con el coche?
  11. ¿Qué le dijo la grúa al coche?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *